¿CÓMO SUPERAR EL RESENTIMIENTO? - Inspira
16491
post-template-default,single,single-post,postid-16491,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿CÓMO SUPERAR EL RESENTIMIENTO?

¿Es el amor de Dios suficiente para ti?

Es una pregunta que asaltó mi mente en un tiempo muy complicado de mi vida. El resentimiento es una de las peores enfermedades emocionales que conozco. No solo afecta nuestras relaciones, también se apodera de nuestro tiempo, paz y hasta de nuestra salud física, pues agota profundamente.

Aunque el resentimiento puede ser una reacción natural a un dolor que alguien nos ha producido, lo cierto es que es letal si no se trata a tiempo. Muchas personas nos han herido, también hemos herido a otros, la realidad es que cuando nos quedamos detenidas en ese dolor, entonces se afectan no solo nuestras relaciones sino nuestra identidad. Nos volvemos amargadas. Construimos barreras que nos impiden amar bien y así mismo dejarnos amar por otros.

Pero, hay algo más profundo en la amargura que se produce a causa del rechazo o la traición y es que, en el fondo, cuando nuestro gozo depende del amor o aceptación de otros, entonces estamos diciendo “Dios, tu amor no es suficiente para mí, solo hasta cuando esta persona me pida perdón, me acepte o me ame, entonces podré ser feliz”. Suena mal, pero es real.

Cuando el resentimiento venga a tu vida, recuerda que ninguna persona podrá amarte de la forma en la que Dios te ama. El amor humano es imperfecto, pero el amor de Dios es perfecto. Llena todos los espacios vacíos que nadie más, por mejor que te ame, puede llenar. Además, nadie puede darte un regalo más valioso y grande que el que te ha dado ya tu creador. Ese regalo se mostró en una cruz. Al dar a su hijo por ti, Dios te está diciendo lo mucho que te ama y lo profundamente aceptada que eres.

Entonces, ¿Por qué te aferras a unas cuantas migajas de aceptación si el amor más grande ya te ha sido dado? Es probable que las personas que te han herido jamás vengan a pedirte perdón. Es probable que las relaciones quebradas no vuelvan a ser como antes, pero la verdad es que, cuando comprendes la inmensidad del amor de Dios, tu valor y tu paz descansa en Él, no en tus circunstancias.

Te invito a hacer esta corta oración conmigo

Señor, perdóname por no entender la grandeza y el poder de tu amor. Perdóname por aferrarme al resentimiento y olvidar que tu gracia y amor es todo lo que necesito. Sana mi corazón, abre mis ojos a la verdad de que tanto me has amado que me diste el regalo más costoso y preciado que jamás podría recibir, me diste a tu hijo en una cruz. Nada ni nadie podrá jamás superar la grandeza de este gesto de amor. Lo abrazo y lo acepto en el nombre de Jesús. Amén.

 

 

 

No hay comentarios

Post A Comment

5 + = 6