EL PODER DEL PRIMER PASO - Inspira
16476
post-template-default,single,single-post,postid-16476,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

EL PODER DEL PRIMER PASO

Si lo piensas bien, todos tus grandes logros en la vida iniciaron con un primer paso. Comprar un formulario, ir a esa cita, pagar la inscripción a un curso, transferir el primer ahorro del mes. Toda meta grande está fundamentada en pequeños pasos que hemos dado para llegar a ella.

Es usual que las personas estén llenas de deseos y sueños, al tiempo que se frustran porque no saben “por donde empezar”. Siempre mi respuesta es que empezar es lo más complicado de todo, pero, usualmente, la forma de empezar solo requiere de un pequeño esfuerzo. Nos da pánico empezar algo, más aún cuando cedemos al autosaboteo creyendo que no lo lograremos, que no somos suficientes o que no vale la pena al menos intentarlo.

Como buena estudiosa de la mente humana, he entendido que cuando la Biblia insiste en que renovemos nuestra manera de pensar, lo hace porque sabe Dios que nuestra mente es el territorio donde se gestan las grandes derrotas o victorias de la vida. Al renovar nuestra manera de pensar entendemos que, intentarlo también es una manera de avanzar y aun si fracasamos, hay cierta victoria en movernos del lugar en el que estábamos originalmente. Ya hemos producido algún tipo de movimiento en ese sueño que parecía tremendamente estático e inalcanzable.

¿Quieres conocer París? Empieza por comprar una alcancía o abrir una cuenta de ahorros. ¿Quieres bajar de peso? Empieza por disminuir tus porciones tan solo un poco. ¿Quieres mejorar tu estado físico? Empieza por alistar la ropa y salir a caminar un poco mañana. Mirar las dificultades por mucho tiempo acabarán llevándote a lo más profundo del pozo. Terminarás llena de amargura, dolor y mucha nostalgia al saber que tras unos meses estarías en un lugar diferente al que estás hoy.

Recuerda siempre Filipenses 4:13- “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Eso es válido para las grandes dificultades y retos de la vida, pero lo es también para esos cambios o pequeños ajustes que quieres hacer en tu día a día. Ánimo, da hoy ese primer paso.

No hay comentarios

Post A Comment

74 − 73 =