LA VERDAD SOBRE LA PRODUCTIVIDAD - Inspira
16335
post-template-default,single,single-post,postid-16335,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

LA VERDAD SOBRE LA PRODUCTIVIDAD

 

La productividad es acerca de lo que pensamos, no de lo que hacemos.

Sufrí durante años de agotamiento excesivo, es una cárcel que no le deseo a nadie. Largas noches de insomnio, pensamientos frecuentes acerca de lo que tenia que hacer, agenda repleta, culpa, frustración al no poder avanzar en todo como quería. En fin, muchas consecuencias de un mal no atendido a tiempo.

Por ello quise aprender lo posible en cuanto a productividad. No lo hice en un curso o un libro de autoayuda. Fue mas bien en la palabra de Dios, en pensamientos diarios y en mis tiempos de silencio donde pude comprender parte del problema y la forma en la que Dios me estaba invitando a ser una mujer realmente productiva. Luego si tuve que leer y estudiar porque éste es un tema que se pasa por alto en muchas comunidades, pero es tremendamente necesario sobre todo para nosotras que vivimos en un mundo cada vez más demandante así que, adaptarnos sin perder de vista lo importante se vuelve en algo tan vital como respirar.

Todos tenemos cosas que hacer, sin importar el trabajo o rol que tengamos. La productividad nos enseña a hacerlo bien y para la persona correcta. Dios.

Alguna vez leí que el centro de la productividad esta en la pregunta ¿Cuál es la mejor manera de honrar a Dios con mi tiempo hoy? Es extraña esta pregunta porque, Dios es lo último que pensamos cuando hablamos de agenda, tareas, actividades, trabajo. Creemos que Dios esta bastante alejado de ese tema, pero la realidad es que el ingrediente fundamental para cimentar una relación profunda con Dios, conocerlo y dejarse amar por Él, se llama tiempo.

Puedes tener toda la voluntad, pero si no tienes tiempo, no hay nada que hacer, así que, eso es lo que usualmente rompe mi corazón. Ver a una mujer atareada todos los días de su vida, esperando tener un día de vacaciones en vez de vivir una vida de la que no tenga que huir.

El sentido de la productividad no esta en lo que haces sino en la forma en como sirves mejor a los demás. Así que mi definición de productividad es tan simple como la mentalidad que comprende que es lo máximo que puede hacer, con lo que tiene, para servir de la mejor manera mientas existe en este mundo. La mentalidad de una mujer productiva empieza identificando lo que es transcendental (Dios, familia, legado, amistad, ser para otros) de lo que no lo es (posesiones, títulos, dinero etc). Lo uno te acompaña más allá de la muerte. Lo segundo te da comodidad en esta vida. Ambos son importantes, pero el primero es una prioridad así que, mi invitación es a que durante este mes me acompañes a descubrir la esencia de la productividad desde una perspectiva espiritual y emocional porque a Dios le importa lo que haces con tu tiempo. Tu tiempo es tu vida misma corriendo entre tus manos.

No hay comentarios

Post A Comment

+ 4 = 8