PERDIDA EN EL PROPOSITO - Inspira
16255
post-template-default,single,single-post,postid-16255,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

PERDIDA EN EL PROPOSITO

¿Cuál es mi misión en la vida? ¿Cuál es mi meta superior? Fueron preguntas que me hice por muchos años. En mi búsqueda de significado me perdí en un montón de preguntas que me desviaron del sentido superior de propósito.

Leí una pregunta en un libro que me sacudió y esa pregunta a su vez desató otras. Literalmente tuve una lluvia de preguntas.

Cada elección que haces, es un voto a favor de la mujer en la que te desea Dios que te conviertas.

Las preguntas que me hice inmediatamente fueron: ¿Qué elecciones haré? ¿Esas elecciones me dirigen a ese lugar? ¿Cuál lugar? ¿Hay un lugar?

Y entonces vino a mi cabeza esa voz fulminante. ¿Qué? o ¿Quién?

¿En quién quiere Dios que me convierta a través de mis elecciones diarias? Mi cabeza estuvo a punto de estallar porque pasé años de mi vida tratando de encontrar un propósito (Que) y olvidé que el propósito era yo (Quién). El propósito era que mi corazón fuera sanado y mi vida restaurada. En el afán de tener un plan, olvidé en quien me estaba convirtiendo. Una mujer de mucha acción, pero poca reflexión. Muchas ideas, poco enfoque. Mucha actividad poca conexión.

La obra de Jesús no fue significativa por lo que Él hizo sino por QUIÉN fue. Es cierto, nuestra existencia tiene varios propósitos y el primero de ellos es ser amadas por Dios. Es la razón por la que Él nos hizo.

Cuando comprendes esta verdad empiezas a enfocarte en tu relación con Dios, en descubrir cómo puedes conocerlo mejor, en sanar, en amar y ser amada. Entonces puedes servir con libertad y fluidez. No se si haya un plan único en nuestra vida. Podemos desviarnos a veces en las decisiones que tomamos, pero es uno de los grandes misterios del amor de Dios; Jamás nos deja perdidas, solo cuida de no desviarte de tu creador.

Fija tus ojos en Cristo, tan lleno de gracia y amor. Aquello en lo que te enfocas, cobra fuerza dentro de ti.

¿En quién quiere Dios que te conviertas?

No hay comentarios

Post A Comment

+ 43 = 45